lunes, 24 de agosto de 2009

UN DIA EN LA PLAYA


Un día en la playa

Subimos en el coche nada más iniciarse el amanecer. La mañana era cálida, así que llevábamos agua abundante y varias toallas grandes. Nos dirigimos hacia una playa apartada que estaba a unos kilómetros de distancia. Era un lugar paradisíaco, con tramos de suave arena y otros de fina piedrecilla. Se encontraba rodeada de pequeñas montañas que la abrazaban formando una pequeña bahía.

Durante el viaje Toñi hablaba a mi lado de cosas intranscendentes y los demás pasajeros permanecían algo nerviosos. Quizá les excitaba esta excursión diurna que habíamos organizado para ver la playa a sus orillas, y poder contemplar el sol junto al mar.

Cuando por fin despertaba el día nos adentramos por la carretera, y al poco llegamos a nuestro destino. Aparcamos el autobús y no vimos ningún otro vehículo, tal como yo pensaba. Salimos a abrir la portezuela trasera. Toñi y Carmen saltaron inquietas y juguetonas dando breves y rápidas carreras por la arena. Algo les alteraba más de lo normal.

Dejamos las toallas y nuestras cosas a unos diez metros del agua. La luz del sol ya era completa. Nos desnudamos y nos dirigimos hacia la orilla. Mojamos nuestros pies y nos reímos por la sobrecogedora sensación que produce el mar cuando es azul, igual que el cielo. Sólo se escuchaba el ruido muy suave de las olas en un espacio que parecía infinito. En el cielo casi sin nubes comenzaba el sol a brillar intensamente.

Cogidas de la mano nos decidimos a avanzar hasta que la líquida claridad nos llegó a la cintura. Toñi jugando me salpicó, echándome el agua con sus manos, y yo la salpiqué también a ella. Las aguas estaban serenas como la superficie de un lago. La brisa dormía al igual que las olas, y sólo ligeras ondas daban vida al azul y misterioso mar. El Mediterráneo es una verdadera delicia en los tranquilos días de verano. Por fin sumergimos nuestros cuerpos y nadamos, aunque yo propuse que no nos alejáramos mucho de donde podíamos hacer pie. Carmen desde la arena nos contemplaba sin atreverse a entrar. La llamamos y tímidamente intento llegar hasta nosotros, pero pronto giro y dio media vuelta hacia la orilla.

- No me gusta nadar en aguas tan solitarias- comentó Carmen.

-A mí también me da un poco de miedo - reconocí en voz alta.

- A mí en cambio me encanta - respondió alegre mi amiga. No había ningún temor en ella, sólo gozo.

Íbamos cerca una de otra avanzando a braza. Nadamos lentamente entre las azules y calmadas aguas, como si estuviéramos en el líquido amniótico primordial. De repente un resplandor surgió frente a nosotros en la línea del horizonte marino.

- ¡Mira! - exclamé- -¡Mira Toñi!-

Ella se acercó y contemplamos muy juntas, un huevo anaranjado y achatado que emergía en la distancia. Era el sol, totalmente lleno de vida, que parecía nacer en el infinito cielo y misterioso horizonte donde confluía el cielo y el mar. Se elevaba lentamente. Parecía de verdad enorme. Luego, cuando surgió del todo, cambió su forma achatada por su habitual contorno circular, y poco a poco se fue volviendo más amarillo. Lo observamos, admirando su belleza, mientras comenzaba a relucir sobre las aguas, y la franja de resplandor brillante recorría la superficie marina hasta llegar a nosotras.

El hechizo del mar nos envolvía. Había silencio, luz del sol y la música suave y profunda de las olas acariciando la orilla. Salimos y nos echamos en las toallas entre las risas de Carmen, que nos saludaba contenta por nuestro regreso. Pronto Carmen se alejo, jugando con alegres carreras paralelas al agua.

Toñi y yo nos envolvimos con las toallas, y contemplamos, echadas sobre la arena, el bello cielo azul.

- ¿No es hermoso el misterio profundo del mar? - me preguntó con su suave voz. - El amor y las estrellas, el sol y la luna del firmamento están estrechamente relacionados. Cada uno de esos puntitos luminosos representa el alma de alguien que es feliz.- me dijo como si fuera una niña.

- El día es hermoso - le respondí- pero hoy es mucho más hermoso porque estamos juntas las dos amiga. - le dije sinceramente.

- Hoy será un día especialmente hermoso.- me aseguró.

Carmen regreso de su carrera y se echo a nuestro lado, en medio de las dos.

Mirábamos el cielo y las nubes en silencio. Había algunas nubes. El día era muy claro y el sol ya se alzaba en el horizonte. El aire era cálido y el rumor del mar suave.

- Toñi -le pregunté- ¿cómo es para ti Dios? Si es que crees que hay algo o alguien que se pueda definir con esa palabra.

- La Fuerza de la que procede todo el Universo es algo muy distinto a lo que se entiende habitualmente.-me dijo con una voz muy bajita, que yo podía oír porque estábamos muy cerca. Luego continuó.- Es como una energía sin fin que lo penetra todo pero que el ser humano no puede percibir. ¿Te acuerdas lo que te mencioné sobre los instintos y el ego personal? Pues cuando se desarrollan mal son una barrera infranqueable que impide acceder al misterio de la vida. Hace mucho tiempo la humanidad tuvo entendimiento de lo que es la fuerza que se denomina Dios, pero ese conocimiento se perdió y surgieron las religiones que existen hoy en día en el mundo.

- ¿Quieres decir que ninguna de nuestras religiones actuales está acertada en el concepto de Dios?- le pregunté con una cierta sorpresa, aunque la verdad no demasiada.

- Ninguna.-me dijo con voz suave y profunda. (Toñi se refería a las religiones institucionalizadas)

- ¿Y qué época fue esa, donde sí se comprendía a la divinidad?-indagué con curiosidad.

- Una época muy remota, en el alba de las civilizaciones. Luego los seres humanos fueron desarrollando paulatinamente su ego personal en una trayectoria equivocada y la percepción de lo que es Dios se fue perdiendo. Las religiones se transformaron hasta convertirse en religiones despóticas y tiranas, basadas en simples conceptos mentales, y fueron utilizadas como herramientas para controlar a los pueblos. Pretendían transformar a las personas en seres sumisos, especialmente a nosotras las mujeres.

Toñi hablaba mientras el cielo azulado nos cubría con su manto de lejana luz.

- ¿Y cuál era el concepto que se tenía de Dios en esa época primera? ¿Era el mismo que tienes tú ahora? -le pregunté interesada.

- Pues era muy parecido. Al menos mucho más similar que las ideas que han regido la civilización que tú conoces durante los últimos miles de años.

- ¿Crees que podré entenderlo? Explícamelo por favor. - le insistí impaciente.

- En un principio tienes que descartar la idea de un Dios personal y en segundo lugar tampoco concebirlo como un Padre.- me aseguró.

- ¿Y entonces como se puede concebir? ¿Quizá como una energía abstracta, impersonal y sin propósito definido?

- No precisamente. La misma palabra "Dios" ya está equivocada, y si quisiéramos emplearla deberíamos cambiarle el sexo o al menos hacerla plural.- afirmó con seguridad- Además, aunque es una energía abstracta e impersonal sí tiene un propósito. Y por último esa Energía que es infinita y sin forma puede tomar forma y volverse personal durante un tiempo.

- ¿Que quieres decir?- le pregunté desconcertada.- Tendrás que explicarme más detalladamente todo lo que has dicho, pues es demasiado etéreo. Energía impersonal, abstracta, sin forma, infinita... pero al mismo tiempo dices que tiene un propósito, que a veces puede tener forma y volverse personal. No entiendo nada.

- No tengas prisa por entender nada, Sensi, pues ni tu mente ni tu ego personal están quizás aún preparados. Tendrás que pasar primero unas cuantas pruebas y por eso estoy yo aquí contigo.-me dijo de forma cariñosa.

A veces mi enigmática amiga asustaba un poco. No sabía realmente quien era ella, ese ser que tenía a mi lado y que desde hacía varios años yo tanto la conocía y al mismo tiempo quería. ¿Era todo una locura o tal vez un sueño? ¿Me despertaría un día, y ya no estaría Toñi junto a mí? Quería creer que no, que siempre permaneceríamos juntas. Como este día, como tantos días y tantas noches, con su amistad, tomada de los hombros, recorriendo caminos y sendas por la hermosa naturaleza, escuchando su risa y sus dulces palabras. Deseaba que esto durara siempre y temía que alguna vez se desvaneciera, como sucede con la bruma que hace mágicos los árboles del bosque y que cuando se levanta todo se vuelve vulgar y ordinario, sin la belleza del misterio.

SENSI

5 comentarios:

  1. Primerrrrrrrrrrr, y oléeeeeeeeee, casí que me caí en este empeño, pero llegué......
    Ayns!!, impresiona me quedao, que cositas cuenta Sensita. Mi alma al descubierto, tan volátil como suele ser, que se escapa como los pájaros por las rejas de su jaula y vuela sin permiso por los desiertos tan áridos, de aquello que a ella le congela el corazón, por no tener nada de místico y crea mordazas en las almas de lo que ella más ama, que no es otra cosa que sus compañeros de viaje por estos hermosos paisajes que la soberbia sin razón, manipula a su antojo, sin conciencia de estar logrando la más horrorosa destrucción….

    Gracias amiga, por exteriorizar de forma tan bella las dudas que mis cavilaciones en tu corazón proyectan. Tu sabiduría es más perfecta que la mía, puesto que con tus actos a otros corazones acoges en nombre de tu Dios, que tu amas sobre todos las cosas, en definitiva con distinta inquietud, no deja de ser el mismo que cobija la sombra de esta humilde mortal…. Besos, Antoñi

    ResponderEliminar
  2. Mi amiga querida, por un momento me bañé con ustedes en ese bello mar, que describes de manera tan real. Y con lo que me gustan las playas, si estuviese allí, de seguro la hubiésemos pasado tan extraordinario como lo han pasado ustedes niñas. Con respecto a la reflexión que hiciera Antoñi de Dios, un poco me pareció escucharme a mi misma, ya que no creo que ninguna religión muestre la realidad acerca de lo Divino, sino por lo contrario, alejan de ese Dios del que predican a las almas que se acercan en busca de paz y consuelo. Para mi las religiones son meras instituciones, han perdido su razón de ser. Pero bueno, es una apreciación muy personal. Precioso tu paseo por la playa Sensita!!!
    Gracias porque se que no tienes mucho tiempo disponible, y sin embargo, te haces un rato para saludarme o mandarme un mail, cosa que llega muy hondo a mi corazón. Te quiero Amiga!!!
    Buena semana!!!
    Besitossssssssssss.

    ResponderEliminar
  3. Que bello escrito amiga nos sumerges en esas aguas de mar y en tus palabras, un abrazito para vos y buen dia, Laury

    ResponderEliminar
  4. ./’´’´’\
    .//^ ^\\
    (/(_♥_)\)_______¡HoLa!
    ._/”*”\_
    (/_)^(_\)
    ESTA GENIAL EL ESCRITO AMIGAAAAAA
    SALUDOS Y BUEN MIERCOLESSSS..
    MUNDO ANIMALLL

    ResponderEliminar
  5. Bueno excelente de verdad que historia tan bonita, esto hace ver a muchas personas lo bello que es el mundo, y como poder hacer que alguien se sienta bien con tu compañía, y lo mas lindo es anhelar un abrazo y que te lo de una persona que en realidad lo da con cariño sin interés alguna. Excelente mensaje gracias a ustedes dos un beso y se feliz.

    ResponderEliminar